lunes, 25 de mayo de 2015

Poemas fugaces (La plenitud)


LA PLENITUD

De los largos quehaceres, llevo el engarce,
la materia extenúa, y el bien resarce,
por ello, en el reposo, tras el combate,
la plenitud compensa, de lo que abate.

Quiero subir más alto, y que en la tierra se ate,
para llenar el mundo, con mi esfuerzo constante,
de palabras, con hechos, no separar su parte,
sangrarán las heridas, pero es de amarte.

Las buenas sensaciones, impregnarán el aire,
escucho entre sonrisas, un bien irrevocable,
recorriendo el espacio, que se hizo y se hace,
para llenar el alma, del hábito por darse.

Si por cada silencio debo llorar, que pase,
que brote y se desgrane, la fuerza de la sangre,
para sentir de pleno, la vida y su contraste,
naturaleza y hombre, hoy vuelvan a encontrarse.

Quema las hojas muertas, que en el suelo se esparcen,
y renueva la planta, de espléndidos paisajes,
llámalos por su nombre, a los actos salvajes,
para que no se escondan, las flores cuando nacen.

ESCRITO EN LA MIRADA

ESCRITO EN LA MIRADA